miércoles, 20 de julio de 2011

Recuperación de la Balanza

A mediados de 1993, de manos de la empresa Pescarmona, empresa que ganó la licitación de la Línea Urquiza, llega el aviso de cierre al Jefe de la Estación de trenes de Gualeguaychú Julio Oscar Giacomelli y para los primeros meses de 1994 llegó el cierre definitivo de la estación de trenes de Gualeguaychú. Aprovechando esto, la Municipalidad previo acuerdo con Ferrocarriles Argentinos, se hizo cargo del predio para convertirlo en Corsodromo. Las obras comenzaron colocando la pista para que desfilen las comparsas en donde se ubicaban las vías 1, 2, 3 y 4 dejando a los costados el edificio de la estación y en frente los galpones de carga que fueron transformados en sector VIP. A todo este auge de construcción hay que hacerles varias críticas y las principales son precisamente al desinterés por elementos del ferrocarril. No sé si fue por apuro, por ignorancia o por carencia, la cosa es que está claro que no supieron valorar las piezas antiguas que fueron parte de nuestra ciudad, de nuestra economía y de nuestras costumbres por más de 100 años. Piezas claramente identificables como la Balanza, la cual fue arrancada en el año 1996, a fuerza de máquinas y de “falta de tiempo”. Lo que estaba en la superficie fue sacado a pedazos y lo que estaba abajo enterrado a pedazos, tres planchas de fundición tiradas y sepultadas detrás de lo que antes era el Galpón de máquinas y el resto tirado como chatarra. Otro elemento tratado de la misma manera fue la mesa giratoria que fue arrancada de su lugar para que sus partes fueran tiradas también como chatarra y el resto fue enterrado para construirle una tribuna arriba.

A todo esto el Museo Ferroviario Gualeguaychú, que al igual que la Estación de trenes, corrió con su peor suerte de abandono en la década del `90, tuvo su segunda oportunidad ya entrado el tercer milenio y después de varios años de búsqueda por recuperar este patrimonio cultural, en el año 2005 se empezó con la restauración, en donde se dejó a la Locomotora N°81 como salida de fabrica (diría mi abuelo) y al Coche Comedor, también totalmente restaurado y con una biblioteca con material exclusivo del ferrocarril. Este trabajo costó alrededor de 3 años, para dejar todo en condiciones y así reabrir el Museo al público. Gracias a la continuidad de estos trabajos hoy el Museo tiene la dicha de poder empezar a concentrar sus fuerzas en recuperar piezas del Ferrocarril de Gualeguaychú, que no están dentro del predio del Museo y un paso gigantesco, fue la recuperación y puesta en valor de las tres planchas de la Balanza antigua, utilizada desde 1888 hasta 1994 con el cierre de la estación. Esta página está dedicado a esta pieza historia que tiene mucho para contarnos y que sin duda es un incentivo enorme para que sigamos trabajando.
































Fotografías de los trabajos para la incorporación de parte de la balanza del Ferrocarril al Museo Ferroviario Gualeguaychú
Prensa Museo Ferroviario Gualeguaychú 21/07/2011